Novedades

Construcción con Acero Liviano: 3.3 Zapata Corrida

29/04/2013 | Los componentes estructurales fundamentales de una zapata corrida son el muro de fundación y la base. Los muros de las zapatas se construyen generalmente de hormigón colado in-situ, de bloques de cemento con colado de hormigón, o de mampostería con viga de encadenado.

Éstos deben resistir las cargas laterales del terreno, que dependen del tipo de suelo, del porcentaje de humedad y del factor de actividad sísmica propio del lugar donde se encuentra ubicado el edificio, y las cargas verticales de la estructura superior.

La principal ventaja de este tipo de fundación es la posibilidad de permitir la circulación de un volumen de aire por debajo del edificio. De este modo el espacio ventilado que genera la zapata contribuye a una mejor aislación de la vivienda, a su vez separándola del contacto directo con el suelo.

El espacio dejado por debajo de las vigas de entrepiso debe ser suficiente como para permitir el acceso a todas las áreas, utilizándose en general para el pasaje de la instalaciones.

La siguiente figura muestra un corte de una fundación de zapata corrida ejecutada en hormigón.

En este tipo de fundaciones, se recomienda en muchos casos además de una buena superficie de desagüe, un sistema de drenaje subterráneo. El objetivo de dichas superficies es alejar el agua de las fundaciones y se logra dándole pendiente al terreno y utilizando canaletas de desagüe pluvial.

Cuando la base inferior de la zapata corrida se encuentra al mismo nivel o sobre el nivel del terreno, no requiere un sistema de drenaje subterráneo.

Aislación Térmica
El tema de la aislación térmica para una fundación de zapata corrida está más directamente relacionado con la resolución de un entrepiso en planta baja que con la propia fundación, dado que el material aislante se coloca entre las vigas de entrepiso.

Anclajes
El anclaje más comúnmente utilizado para este tipo de fundaciones es el de tipo fleje, como se ve en la figura que sigue: