Novedades

El Steel Framing en la Patagonia

1

18/02/2013 | Ing. Francisco Pedrazzi – Gerente de Marketing, A. D. Barbieri S. A.:

La Patagonia Argentina resulta una de las regiones de nuestro país donde el Steel Framing se ha impuesto ya como el sistema constructivo más elegido por proyectistas y constructores.

Ello no es casualidad, sino que las particulares ventajas del sistema hacen que sea una elección prácticamente obligada.

Y esto no ocurre solamente en las construcciones de tipo comercial y de equipamiento tales como locales, centros comerciales, hoteles y construcciones de tipo turístico, sino también en las viviendas residenciales. El motivo fundamental de esta preferencia por el Steel Framing es que a la flexibilidad de diseño e infinita posibilidad de elección de materiales de terminación se suman sus tradicionales ventajas: rapidez de construcción y posibilidad de brindar un mayor confort y ahorro energético, algo que resulta sumamente atractivo a los propietarios de este tipo de viviendas, cada vez más interesados en reducir el consumo de energía de calefacción sin resignar confort y habitabilidad.

Y es este último tema que hoy en día cobra especial relevancia. Ya existe en el país legislación vigente y reglamentada que obliga a las construcciones nuevas a cumplir con importantes requisitos de aislamiento térmico. Se trata de la Ley 13.059 de la Provincia de Buenos Aires, que fuera recientemente reglamentada. Esta ley impulsa a otras provincias a desarrollar también leyes similares existiendo también iniciativas a nivel nacional.

Asimismo algunos municipios, hay establecido ya reglamentaciones al respecto. Todo esto confirma la tendencia del diseño y construcciones modernas a desarrollar edificios que sean energéticamente eficientes.

Obviamente, el Steel Framing es idea para ayudar a cumplir con estos estándares de aislamiento térmico de muros y cubiertas, ya que espacio natural que existe entre montantes sirve para alojar al aislante sin por ello incrementar el espesor de los muros. El tipo y espesor del material aislante puede variar para adecuar el coeficiente de transmisión térmica del muro a un requisito específico, sin por ello cambiar el diseño del muro o cubierta.

En los casos en que se requiera aislamiento adicional, el Steel Framing permite la colocación de aislantes térmicos por fuera del panel y detrás de los cerramientos exteriores, de modo de romper los puentes térmicos y aumentar aún más la resistencia térmica del muro.

En la Patagonia, donde los climas son más extremos, estas ventajas se hacen aún más evidentes.

Es obvio que a estas ventajar inherentes a muros y cubiertas en Steel Framing, se debe sumar un tratamiento adecuado de las aberturas para reducir pérdidas por las mismas, ya sea por infiltración o directamente a través de los paños vidriados.

Otro aspecto importante a tener en cuenta en relación al aislamiento térmico es la estanqueidad del mismo.

Es conocido que el comportamiento de los aislantes térmicos es más eficiente si los mismos no se encuentran en contacto con corrientes de aire. El flujo de aire sobre el aislante reduce la eficiencia del mismo.

Es por esto que en construcciones de Steel Framing y más específicamente en aquellas que se encuentren en zonas ventosas, la presencia de una barrera al viento que rodee al edificios es de fundamental importancia. Dicha barrera debe además cumplir con el requisito de permitir el pasaje de vapor de agua, para poder evacuar el mismo hacia fuera en caso de una eventual condensación en el interior del panel. Son entonces puntos fundamentales a tener en cuenta en la decisión de la elección del material destinado a barrera al agua y viento su impermeabilidad al viento y al agua líquida, pero también su alta permeabilidad al flujo de vapor de agua. Es por ello que está totalmente contraindicado el uso de films de polietileno como aislantes hidráulicos en el Steel Framing, ya que el mismo no es permeable al vapor de agua. Asimismo se debe extremar el cuidado en la elección de materiales considerados como difusores del vapor chequeando cuidadosamente su coeficiente de permeabilidad al pasaje del mismo.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es que las barreras al agua y viento y difusoras del vapor deben ser continuas. En el mercado existen productos que se presentan con anchos de más de 2,7 m, de modo de poder “envolver” al edificio con menor cantidad de juntas. Obviamente siempre van a existir dichas juntas, debiendo ser tratadas con solapes de 10 cm mínimo y selladas con cintas adhesivas especialmente desarrolladas para el producto.

Cumpliendo con estos simples requisitos se podrá utilizar en su totalidad del potencial del aislamiento térmico del material elegido, garantizando además la durabilidad de la construcción.

Francisco Pedrazzi
Gerente marketing y nuevos proyectos.
www.adbarbieri.com.ar

2 3 41