Novedades

Construcción Inteligente

Sin título

05/02/2014 | Te mostramos una interesante nota escrita por Paula Schrott y publicada en la Revista  866 , sobre la construcción de la ampliación del museo de la SCA.

Pocos museos en la Argentina experimentaron en los últimos años un crecimiento tan explosivo en visitantes y actividades como el MARQ, el primero y único museo de arquitectura en el país, imaginado y fundado hace casi 14 años por el recordado y querido Julio Keselman durante su última presidencia de la Sociedad Central de Arquitectos, y continuado por quienes lo sucedieron en ese cargo: Carlos Lebrero, Daniel Silberfaden, Enrique García Espil y Eduardo Beckinstein (este último en funciones desde finales del 2013).

Desde su fundación, el objetivo fundamental del MARQ consistió en comunicar a toda la sociedad, y a los extranjeros que visitan nuestro país, el potencial cultural de la arquitectura argentina. En sus primeros años de vida, luego de las obras de puesta en valor del edificio realizadas por Julio Keselman, asistido por un equipo de entusiastas colaboradores, el MARQ centró su mirada casi exclusivamente en la arquitectura. Así logró en sus ochos primeros años, mediante el montaje de muestras que ocupaban la totalidad de su capacidad, instalar su identidad en el circuito de Recoleta y convertirse en un referente de fuerte presencia en los más grandes eventos culturales de la ciudad y nuestro país.

Luego de este intenso trabajo, en 2008, Julio Keselman se retiró de su responsabilidad como Director, no sin antes aplicar y ganar un subsidio del Fondo de Cultura del GCBA que permitió, tras unos meses de nuevas obras, ampliar el museo a su fisonomía actual incorporando el antiguo tanque de agua del tercer piso como sala. En línea con la política impulsada por el entonces Presidente de la SCA, Daniel Silberfaden, de dar lugar a otras disciplinas porosas a la Arquitectura, se designó a Hernán Bisman como nuevo Director Ejecutivo del MARQ, acompañado por Marta García Falcó y Guiomar de Urgell en su Comité Ejecutivo, equipo que continuaría hasta finales de 2013. La nueva gestión incluyó el diseño como tema principal del museo, tanto en las muestras y actividades como en su nombre, designándolo como “Museo de Arquitectura y Diseño”, desde ese momento. También se decidió privilegiar la variedad de exposiciones transdiciplinares simultáneas, diversificando así la captación de público, se firmaron acuerdos de colaboración con gobiernos, embajadas de países extranjeros, entidades intermedias y empresas, y se intensificó la presencia del MARQ en el circuito de los principales museos porteños con su incorporación al programa “Milla Museos”. Para afianzar su fuerte presencia en la ciudad, se gestionaron, en 2009, una serie de donaciones por parte de varios profesionales y empresas para materializar el cartel interactivo en el remate del edificio.

Como resultado de esas y otras políticas museográficas, el MARQ recibió desde su reapertura en 2008 hasta fines de 2013 a más de 100.000 visitantes que disfrutaron de las muestras y actividades curadas en ese período, además de las casi 30.000 personas que asistieron a las actividades programadas durante las seis ediciones de la “Noche de los Museos” de esos años. Por otra parte, el museo fue cuatro veces sede de la fiesta de fin de año, en la cual la SCA y el CPAU agasajaron a sus numerosos miembros.

Debido a esa intensa actividad, las cinco plantas cubiertas de la antigua torre de 1915, resultaron insuficientes para albergar la oferta de muestras y actividades que el museo proponía. Por esta razón, a mediados de 2012, un equipo liderado por los entonces Coordinador de Relaciones Institucionales de la SCA, Rodolfo Carretero, y por el Director del MARQ, Hernán Bisman, acompañados por el Secretario General de la SCA, Roberto Busnelli, comenzó a gestionar con el apoyo del Presidente y de la Comisión Directiva de la entidad un acuerdo entre la Sociedad Central de Arquitectos y la empresa Ternium Siderar para lograr construir un edificio anexo de 200 m2 cubiertos, capaz de cubrir las necesidades de expansión que el MARQ necesitaba. Tras un año de intensas gestiones por parte de ese equipo, que incluyeron el acuerdo con la iniciativa de la Agencia de Administración de Bienes del Estado y de la Dirección de Interpretación Urbanística del Gobierno de la Ciudad, se firmó un convenio entre Ternium Siderar y las autoridades de la SCA y del MARQ, que contempló el apoyo logístico, técnico y económico de la firma para la construcción de un nuevo pabellón a travé de un Concurso Nacional de Anteproyectos organizado por la SCA. En las bases del concurso se indicó que la construcción del nuevo pabellón del museo debería resolverse mediante el uso del sistema constructivo Steel Framing, que se estructura con perfiles de acero galvanizados, y que es ampliamente utilizado en países como Inglaterra, Estados Unidos y Japón, ya que sus características específicas (flexibilidad, rapidez, seguridad) garantizan eficiencia y un gran atractivo.

El exitoso concurso, que demostró su amplia repercusión con más de 70 proyectos presentados, destacó como primer premio el trabajo de Marcos Polchowski. Este joven arquitecto será el encargado de dirigir la construcción en acero que albergará un espacio multifunción, salas de exposiciones, una cafetería y una librería, que seguramente se convertirá en un hito de la ciudad y en un ejemplo de articulación de intereses entre una entidad intermedia, una empresa líder y el Estado.

Se prevé el inició de la construcción del pabellón en pocos meses y su inauguración durante 2014. Lo gestionarán las nuevas autoridades de la SCA, surgidas de las elecciones desarrolladas en esa entidad durante octubre de 2013, y el reciente Director del MARQ designado por éstas, Martín Marcos, que desarrollarán en esta ampliación actividades en conjunto con la empresa promotora del concurso.